/

Normas de seguridad en electroimanes

Electropermanent range 02 | Handling | Airpes

Hay ocasiones en las que los accidentes en el puesto de trabajo pueden ocurrir, dañando maquinaria, infraestructuras, productos o incluso personas. No obstante la mayoría de accidentes son causados por un fallo en la ejecución de los protocolos de seguridad, bien sea por falta de mantenimiento de los dispositivos de elevación, por hacer trabajar a esos dispositivos por encima de sus capacidades, por un mal cálculo de las variables externas que afectan a la capacidad de trabajo de la maquinaria…

Los electroimanes de elevación son uno de los dispositivos más versátiles y útiles en cualquier entorno y empresa que trabaje con elementos o subproductos metálicos y por tanto se trata de un dispositivo en el que más experiencia tenemos en cuanto a adaptarlo a diferentes entornos.

En Airpes trabajamos bajo los más avanzados controles y métodos de cálculo de esfuerzos en el diseño de todos nuestros electroimanes de elevación. En este artículo vamos a describir algunas pautas de actuación para que un imán de elevación trabaje siempre a máximo rendimiento sin ser un riesgo para nadie.


Seguridad activa y pasiva en electroimanes

Igual que en el caso de los vehículos, en los electroimanes y en cualquier tipo de dispositivo elevador existen dos tipos de medidas de seguridad:

  1. Seguridad activa
  2. Seguridad pasiva

Para evitar accidentes y daños en Airpes prestamos atención a estos dos tipos de niveles de seguridad que se deben tener en cuenta a la hora diseñar todos y cada uno de nuestros electroimanes elevadores.

¿Pero en qué se diferencia la seguridad activa de la seguridad pasiva?

Permanent electromagnet | Handling equipment | Airpes

Seguridad activa en electroimanes

Las normas y elementos de seguridad activa son todos aquellos dispositivos, sensores y normas de uso del electroimán elevador que evitan que haya un accidente. Es decir, qué se debe hacer para evitar un accidente con un electroimán elevador. Algunos ejemplos de normativa de seguridad activa son los siguientes:

Operador autorizado

El operador del electroimán siempre debe ser un trabajador autorizado y calificado para el manejo de este tipo de maquinaria. Nunca se debe autorizar a nadie sin los conocimientos necesarios operar un electroimán de elevación.

Inspeccionar previamente

Nunca se debe usar el electroimán de elevación sin antes inspeccionarlo visualmente y asegurarse que todos los elementos del dispositivo se encuentran en buen estado.

Respetar límites de carga

Las cargas a elevar deben estar dentro de la ratio marcada por Airpes de límite teórico/carga real. Normalmente este límite es bastante conservador y aunque puede cambiar de un electroimán a otro la ratio más común que marcamos para la mayoría de electroimanes es de 3:1. Por ejemplo, si el límite teórico del electroimán es de 6 toneladas, nunca se debe intentar elevar más de 2 toneladas de material.

Respetar límites de temperatura

Prestar atención a la temperatura bajo la que se opera. El límite de seguridad más habitual es de 70ºC o 150ºF. Esto se debe a que al aumentar la temperatura los materiales férricos pierden capacidades electromagnéticas. Si va a trabajar a altas temperaturas Airpes incorporará esos datos en el cálculo de esfuerzos durante el diseño o se buscarán otros sistemas elevadores que no trabajen con magnetización.

Vibraciones

Evitar vibraciones durante las operaciones.

Equilibrio

La carga debe estar equilibrada antes de elevarla.

Sonido

El electroimán incorporará sonido para avisar de que se encuentra operando y en algunos casos (plantas con un ruido intenso) también luces.

Batteries

Todos nuestros electroimanes incorporan baterías para evitar que se suelte la carga en el caso de una pérdida de potencia o corte del suministro eléctrico.

Espacio hasta la superfície

Prestar atención a que las superficies de los elementos a elevar estén limpias y no tengan recubrimientos (pintura, barniz…) más espesos de lo recomendado por Airpes

Sensores

Los electroimanes de Airpes pueden incorporar sensores de apoyo, es decir, detectar si la carga ya se encuentra apoyada en el suelo antes de permitir soltarla.

Operar de forma lenta

Los movimientos de la grúa deben ser suaves. No se debe acelerar ni desacelerar la grúa que sostiene el electroimán de forma brusca.

Revisiones periódicas

Asegurarse de que el equipo es revisado según el calendario de revisiones que marca Airpes.

Seguridad pasiva en electroimanes

Las normas y elementos de seguridad pasiva son todos aquellos dispositivos, sensores y reglas que evitan que, si se produce un accidente, no haya daños personales o materiales graves para trabajadores o la empresa. Algunos ejemplos de normas de seguridad pasiva que minimizan los daños en el caso de producirse un accidente son los siguientes.

El electroimán no debe recorrer por encima de zonas donde se encuentren elementos o bienes de la empresa susceptibles de ser dañados como otra maquinaria, vehículos, etcétera.

Nadie bajo ningún concepto debe situarse en el área de operaciones cuando se esté operando el electroimán.

Ningún operario con implantes corporales metálicos o marcapasos deberá situarse cerca del área de trabajo del electroimán bajo ningún concepto.

Maniobras reales de un electroimán

  • En este video se puede ver un electroimán trabajando en un entorno real.
  • Este electroimán es controlado por un operario desde la cabina suspendida en la propia grúa

  • Aparecen dos tipos de electroimanes en este video. Uno mediante balancín fijo y otro extensible en anchura

Los dos tipos de electroimanes elevadores:

Electroimán elevador:

electro magnet

Electroimán permanente:

permanent electromagnet